MICROEMPRESA: ¿EMPRESA O EUFEMISMO PARA SUBSIDIOS?

Este artículo es crítico, y aunque no pretende negar los avances en materia de programas de promoción, se focaliza conscientemente en algunas observaciones negativas que no parecen ser triviales y que, en mi entender, merecen ser consideradas en programas de esta naturaleza, por cuanto, el avance puede ser cualitativamente mejor, ya que los recursos para ello están disponibles. La idea es instalar la discusión, sin defensas ni antagonismos, sino simplemente reconocer que en todas partes existen estos problemas, en mayor o menor grado, y que es preciso resolverlos.

He estado trabajando en asesorías a microempresas durante este último tiempo en Chile. Varias reflexiones emergen a partir de ese trabajo. Veamos:

La primera gran observación que el trabajo de terreno me ha brindado es que el término "microempresa" es un eufemismo que siembra, en la práctica cultural de la población y de los propios "microempresarios" una pseudo protección psicológica, que se va convirtiendo en un respaldo de los participantes para exigir más y más protecciones de diversa índole a las instituciones públicas. Ser microempresario, en la gran mayoría de los casos, es un rótulo, una etiqueta que por sí misma pone en un rol de "victima" al microempresario, que alega ignorancia, exige comprensión y le da ciertas licencias para no hacer ni pensar seriamente en la responsabilidad que debería asumir.

No hay en esta reflexión un ánimo de descalificar al microempresario, sino más bien poner de relieve la debilidad de las políticas públicas en sus aspectos operacionales. Es cierto que la experiencia es un factor que irá instalando y posicionando nuevos hábitos hasta que, en algún momento, podamos hablar de empresarios, más allá del tamaño de la empresa y esencialmente centrados en su carácter y gestión empresarial real. Pero, también es cierto que lo obrado en materia de programas de apoyo adolece de serias deficiencias metodológicas, entre las cuales cabe consignar el excesivo foco en las cifras de planes de negocio y no considerar las variables o factores de tipo emocional y/o habilidades de emprendimiento necesarias para que los recursos públicos obtengan retornos viables en el tiempo y efectivamente mejoren la calidad de vida y bienestar social.

La segunda observación que me causó interés es la distinción entre jóvenes y adultos, que se traduce en un prejuicio inútil y pernicioso para sacar adelante los objetivos de programas de esta naturaleza. Al joven se le considera un ser inacabado, transitorio y en proceso de maduración, mientras que al adulto se le considera "maduro", con la serenidad y sabiduría que asegura resultados. No parece haber reflexión seria en este sentido. La verdad es que la dicotomía joven-adulto es una cuestión dialéctica, pero que por lo mismo, contiene una ley de desarrollo desigual. Es decir, podemos encontrar jóvenes con gran madurez para resolver y tomar decisiones relevantes de vida y a la vez, adultos con gran carencia de capacidad decisora. Hacer esta distinción y crear programas "especializados" en adultos versus jóvenes no es más que un serio grado de ignorancia dentro de la política pública. Un programa eficaz de microempresas no debe hacer estas distinciones y evaluar seriamente las capacidades de cada quien para decidir y responsabilizarse por la idea y proyecto que propone. Esto es especialmente grave cuando escuchamos de parte de las autoridades que los jóvenes son la promesa del futuro, pero a la vez se les trata como seres carentes, ignorantes y transitorios. 

En la práctica, las acciones propuestas por los programas públicos para jóvenes emprendedores habla más de lo que realmente piensan los diseñadores de dichos programas que de la realidad que caracteriza a los jóvenes en los distintos contextos culturales.

La tercera observación que me llama la atención es que la categoría "microempresa" no hace más que crear una ilusión de algo eficaz, manejable, racional, mientras que a la vez esconde la informalidad, la discontinuidad operativa, la inflexibilidad cultural, la vulnerabilidad social y psicológica, la multiplicidad de propósitos, la falta de claridad conceptual y técnica, todos factores que de un u otro modo están fuertemente ligados al manejo y gestión emocional en conjunción con la racionalidad de un proyecto. En la práctica, la distinción "microempresa" se utiliza para no exigir lo que a una mediana o gran empresa sí se le exige. Creo que los recursos públicos tendrían un valor social real si se prepararan a potenciales microempresarios para asumir responsabilidades de empresa y no se dedicaran estos esfuerzos a brindar subsidios de subsistencia con otro nombre, que en la práctica no generarán retornos ni crecimiento ni desarrollo al país. 

La real sustentabilidad del desarrollo a través de recursos públicos asignados con tanta ignorancia es prácticamente imposible, salvos contados casos. Los enfoques de rural-urbano, enfoques de género, se convierten así en enfoques que ocultan la verdadera realidad de lo que se debe hacer para generar resultados que se vayan consolidando en el tiempo. Las microempresas terminan en un estado que no sabemos si realmente constituyen un mecanismo de promoción social o de segregación que no elimina la vulnerabilidad, sino que la confirma y la desarrolla, y lo que es peor, botando nuestros impuestos. 

Vemos entonces que todos los programas están más subordinados al problema del desempleo, que por cierto merece atención pero de otros modos, que a la creación de riqueza y bienestar efectivo y de largo plazo. 

Un ejemplo vivo de todo lo anterior se observa cuando al seguir de cerca las experiencias de microempresas, los "microempresarios" no cambian rutinas fundamentales que devienen de su propia historia, tales como ser dispersos an su actuar, no cumplir sus compromisos, tendencia a actuar aisladamente y desconfiar de las redes, poco cuidado de los ingresos y costos, creencia de que el excesivo gasto actual será compensado con más ingresos futuros, potenciar la discriminación al considerarse a sí mismos egocéntricamente como "empresarios" en relación a otros y subvalorarlos, tender a contratar (en los pocos casos que impactan al mercado laboral) a personas de características propias del mercado muy formal, olvidándose de su propio origen, etc.

 

 

 

 

 

 

|

Comentarios

Wonderful blog! I found it while browsing on Yahoo News. Do you have any suggestions on how to get listed in Yahoo News? I've been trying for a while but I never seem to get there! Thanks
Responder
Thank you a lot for sharing this with all of us you actually recognize what you are talking about! Bookmarked. Please additionally seek advice from my website =). We can have a link alternate contract among us
Responder
I am very happy to read this. This is the type of manual that needs to be given and not the accidental misinformation that is at the other blogs. Appreciate your sharing this best doc.
Responder
I simply could not depart your web site prior to suggesting that I really loved the standard info an individual supply for your guests? Is gonna be back incessantly to inspect new posts
Responder
Hi, I do believe this is a great site. I stumbledupon it ;) I'm going to come back yet again since I bookmarked it. Money and freedom is the best way to change, may you be rich and continue to help other people.
Responder

-----------------

I like it very much, thank you
cheap custom jerseys
nfl custom jerseys

Responder

HOLA KE MASISO EL TSDFGHJK

 

 

 

 

 

Responder

bien es mi primer comentario por lo tanto voy hacer cauto..........

mientras no se piense arg como un pais global, no hay salida posible.

No hay organismo central que aplique las leyes adecuadas, coyunturalesm o

no.Es dedir no hay politica de estado clara..........

Bueno si que la hay y enserio todos sabemos cua les; NO NOS DA UN POCO DE VERGUENZA AJENA LO QUE PASA O MIRAMOS PARA EL COSTADO..........

En referencia ha eufemismos, basta de ellos  hablemos claro subcidiar a quien y para que. no nos sirve un estado benefactor aunque ayudaria,

Que el estado vuelva solamente a tener su rol  invertir y subcidiar  aquello que sea reentable nada mas y hasta alli su funcion.......

Responder

Es interesante ver como por parte de algunas instituciones de sbvencion y credito en este pais, se nos cataloga y clasifica a los empresarios, con terminos como "microempresa, pequeña empresa mediana empresa y empresa" (la ultima a secas como queriendo decir que es la hermana mayor o la que no necesita apellido). mas interesante es ver el porque de esta separacion o el metodo que ocupan para realizarla.

En Chile, al parecer se confunden facilmente los conceptos de empresa e industria, teniendo en cuenta que son elementos distintos si bien pueden ir de la mano. la industria o industrializacion, puede ser utilizada para mejorar indices, como lo son la cantidad o calidad de produccion de una empresa, por dar un ejemplo. tambien pueden influir en la calidad de trabajo, mejoramiento de productos y mejor desarrollo de estos, etc.

Cuando vemos que se cataloga la empresa en diferentes clases, y ademas observamos que la metodologia empleada en esto, es tomar y medir las diferencias en la cantidad de produccion de unas y otras o la cantidad de empleados que una posee en comparacion con las demas, asi como diversos factores que en realidad no afectan de ninguna manera el producto que cada una de estas desarrollan, debemos reconocer la clara confusion que que se esta gestando a nuestro alrrededor, asi como los problemas que esta genera en el impacto social y comercial a nivel de pais.

El hecho de que "la Sra Juanita venda empanadas de horno para la gente de su barrio o que Don Miguel fabrique mermelada de ciruela para los vecinos de la localidad", de por si los convierte en empresarios, porque son gente que emprendio su camino de vida a traves de un negocio personal (familiar, individual, colectivo, asociado, etc.), ellos contabilizan sus necesidades, administran recursos, tienen una clara idea de las entradas y salidas de dinero, tratan de mejorar sus servicios para la clientela que tienen (lo cual se traduciria en estudios de mercado y factibilidad, para su movil o sus productos, administracion de recursos. Estudios propios de una empresa, ya sea emergente o con años de experiencia).

Y es aqui donde se debe poner algun enfasis. Los indices de produccion de uno u otro, pueden estar definidos por el nivel de industrializacion que cada uno posea, (ya sea que Don Miguell use la cocina de su casa, mientras que la Sra juanita tiene un horno industrial especializado). Esto puede garantizar una mejor insercion del producto en mayores y diversas areas, pero no deberia contribuir a la creacion de clases sociales a nivel laboral.

Los empresarios necesitamos ser vistos con otros ojos (ojala mejores), pero para esto se debe partir "por casa", es decir nosotros debemos dejar de lado las clasificaciones, como se dice "creernos el cuento" y de esa manera comenzar a exigir una relacion de mas igualdad, tanto para poder ofrecer nuestros productos, como para acceder a mejores beneficios.

(y a ver si le podemos subir un poco el pelo a la clase...)

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar

Creative Commons License
Mirada Sistémica by Haroldo Miranda/Pavel Piña está licenciado bajo una Creative Commons Reconocimiento 2.0 Chile License.
Basado en el trabajo de Haroldo Miranda /Pavel Piña.